Skip to main content
El Nacimiento de Jesús: Dos Relatos Evangélicos

El “cumplimiento de las profecías mesiánicas” según Mateo

Encienda el sonido de su computador para escuchar la narración. Use los controles al final de la página para detenerse, comenzar, adelantar o regresar.

Transcript

El relato de la infancia de Jesús según Mateo incluye cinco pasajes que narran el “cumplimiento de las profecías mesiánicas”. Estos pasajes citan y con frecuencia identifican versos de las Escrituras de Israel. Las profecías se refieren a los siguientes eventos:

  1. 1:22-23            El nacimiento del Emmanuel
  2. 2:5-6                El surgimiento de un líder que viene de Belén
  3. 2:15                 El hijo de Dios es llamado de Egipto
  4. 2:17-18            El lamento de Raquel por sus hijos
  5. 2:23                 Aquel que llamarán Nazoreo

Mateo aplica estos pasajes a Jesús para explicar por qué Jesús es importante para la historia de Israel.  Es importante apreciar que los pasajes de cumplimiento de las profecías mesiánicas en Mateo no son simplemente la confirmación de predicciones hechas en un pasado remoto. Son mucho más que eso. Examinemos por ejemplo el tercer pasaje en nuestra lista anterior.

 

En Mt 2:15, el evangelista aplica las palabras del profeta Oseas a la situación de Jesús: “Llamé de Egipto a mi hijo.”  Aquí Mateo cita el pasaje de Oseas 11:1-4 en el cual el profeta, hablando en nombre de Dios, se lamenta de que Israel, el hijo de Dios, sigue entregándose al culto de dioses falsos.  Tengamos en cuenta que cuando Oseas habla de Egipto, está mirando al pasado cuando el hijo de Dios, Israel, fue guiado fuera de Egipto durante el Éxodo. El profeta no está prediciendo la salida de un hijo de Dios desde Egipto en el futuro, sino recordando la experiencia de Israel en el pasado. Mateo, por supuesto, sabe que Oseas estaba hablando sobre el éxodo de Israel de Egipto. 

Al aplicar las palabras proféticas de Oseas a Jesús, Mateo no está insinuando que la predicción del pasado se está cumpliendo ahora. Lo que Mateo está argumentando es que las experiencias de Israel con Dios se recapitulan en Jesús. Las dinámicas del pasado se repiten. Para Mateo, Jesús encarna la historia de Israel.  De acuerdo con la Pontificia Comisión Bíblica, “Sería en efecto equivocado considerar las profecías del Antiguo Testamento como una especie de fotografías anticipadas de acontecimientos futuros. Todos los textos… tuvieron un valor y un significado inmediatos para sus contemporáneos, antes de adquirir una significación más plena para los oyentes futuros. El mesianismo de Jesús tiene un sentido nuevo e inédito.”  La novedad y originalidad del encuentro de la Iglesia con Jesús resucitado lleva a Mateo a presentar el nacimiento de Jesús como un microcosmos de la historia de Israel.

 

Este mismo eco continuo de las experiencias pasadas de Israel se hace realidad en otros pasajes de cumplimiento de profecías mesiánicas:

  • Mt. 1:22-23 cita a Isaías 7 - El profeta Isaías declara alrededor del año 735 a.C. que antes de que el hijo de una virgen cumpla 7 años, los enemigos del Rey Ajaz de Judá serán destruidos. Cuando esto ocurra, el rey reconocerá que ciertamente “Dios [está] con-nosotros”. Para Mateo, quienes le rodean también comprenderán que “Dios [está] con-nosotros”.
  • Mt. 2:5-6 cita a Miqueas 5 - Aunque Miqueas fue un profeta del siglo octavo antes de Cristo, algunas porciones de su libro parecen ser de la época post-exílica [después del 539 a.C.]. Aquí Miqueas se refiere al ataque de Babilonia a Jerusalén. El profeta promete que aunque el pueblo debe sufrir por un tiempo, un gobierno legítimo será restaurado de manos de un líder que comparte los orígenes de David, quizás un descendiente directo. Esto nos sugiere que es posible que no haya un heredero vivo o disponible durante la época del profeta. El nacimiento de Jesús en Belén le permite a Mateo vincular su venida a las esperanzas de Miqueas de restaurar a Israel.
  • Mt. 2:17-18 cita a Jeremías 31 - Ante la destrucción a manos de los babilonios, el profeta Jeremías declara que la destrucción de Israel en el pasado no es el fin de la historia de Dios y el pueblo elegido. Los exiliados regresarán y serán restaurados. Mateo observa que esta dinámica se repite en el llanto por aquellos que han sido asesinados por Herodes. El sufrimiento quedará atrás dando paso a la restauración que Jesús trae, de la misma manera que los exiliados fueron restaurados en el pasado.
  • El pasaje de Mt. 2:23, “Lo llamarán ‘Nazoreo’”, no aparece en ninguna parte de las Escrituras de Israel. Algunos estudiosos han sugerido un juego de palabras en Jueces 13:5: “Porque desde el vientre de su madre el muchacho [Sansón] estará consagrado a Dios: no pasará por su cabeza la navaja, pues él será quien comenzará a librar a Israel de manos de los filisteos”. La raíz del término “Nazoreo”, en hebreo, se refiere a la acción de consagrarse. El que Mateo use un juego de palabras aquí es típico de la manera como las Escrituras eran interpretadas en el siglo primero. Esto confirma que Mateo está enfocando creativamente la historia del pasado de Israel en la persona de Jesús.

Los pasajes de “cumplimiento de las profecías mesiánicas” en Mateo son un ejemplo excelente de cómo las Escrituras del antiguo Israel fueron leídas en las primeras iglesias. Los judíos que creyeron en el crucificado y resucitado leyeron sus Escrituras desde una nueva perspectiva. Al interpretar esos textos a través de los lentes de la fe que brota de la resurrección de Jesús, nuevos sentidos y aplicaciones se descubren que hasta entonces no se habían percibido.