Skip to main content
El Nacimiento de Jesús: Dos Relatos Evangélicos

Jesús en el Templo

Encienda el sonido de su computador para escuchar la narración. Use los controles al final de la página para detenerse, comenzar, adelantar o regresar.

Transcript

 

Al igual que con las escenas anteriores, la presentación del niño Jesús en el Templo evoca a Samuel y su presentación al sacerdote Helí por parte de su madre Ana. Ella había dicho: “Yo ahora se lo cedo a Yavé para el resto de sus días; él será donado a Yavé”. El texto original puede ser traducido como: “purificación de ellos”. En este caso, parece que Lucas ha confundido los rituales judíos de purificación de la madre que acababa de dar a luz con la dedicación a Dios del varón primogénito. De todos modos, Lucas repite constantemente a sus lectores que María y José hacen todo “de acuerdo con la Ley de Moisés”. 

Dos personajes proféticos aparecen ahora: Simeón y Ana. Ellos son los equivalentes de Zacarías e Isabel, y los padres de Samuel, Elcana y Ana. Por medio de sus palabras Lucas indica que la Torá y los profetas son testigos de Jesús en el Templo. Simeón anuncia dos profecías en el Nunc Dimittis que hablan de lo que el niño será para el mundo y para Israel. La primera profecía de Simeón entrelaza varios temas de Isaías afirmando que el niño es importante para todo el mundo.

La segunda profecía de Simeón se refiere a María. Él dice que el niño será causa de una crisis para Israel en el momento de tomar decisiones. Él niño será la causa de que unos asciendan y otros caigan. Algunos reconocerán su valor otros se opondrán a él. Como hija de Israel, María también será afectada por esta “espada” de tomar decisiones. La referencia a una espada atravesando su corazón no se trata de María como testigo de la crucifixión, pues en el Evangelio de Lucas ella no está presente en la ejecución de Jesús. La expresión se refiere a la lucha de María con las mismas decisiones que Israel tiene que confrontar. Ella también tendrá que hacerle frente a la “espada” de tomar decisiones.

Esta escena afirma, entonces, que el niño está destinado a cumplir la promesa de Dios de que todas las naciones gozarán de la luz que brilla sobre Israel. De acuerdo a Lucas, sin embargo, Israel se dividirá entre los que creen y los que no creen con relación al niño. Es probable que Lucas 2:40 haya sido el final del relato de la infancia según Lucas en una versión inicial del Evangelio. El episodio que sigue sobre Jesús en el Templo a la edad de 12 años parece ser añadido después una vez que el Evangelio se terminaba de componer